Tuesday, June 27, 2006

Thirteen















Llego a casa. Pienso en todo lo que conlleva vivir en un lugar así. No puede ser Inglaterra porque allí llevan a raja tabla lo de los números y las maldiciones. Este espacio es una de ellas. Dentro vive un diablo viejo y con grandes cuernos, que sabe echar fuego por la boca, lo ha ido perfeccionando a lo largo de milenios de oficio, auque hay que tener un poco de cuidado al hablar con él porque te puedes quemar las cejas con facilidad.
Con el Diablo convive también su adorada esposa, una bruja malvada venida a menos que ahora se dedica a cuidar a Nevir, su murciélago, como si fuera su hijito. Si te asomas en este instante, la verás cocinando algún brebaje alucinógeno, porque también hay que saber divertirse un poco. Mucho humo saliendo de una gran olla.
En este recóndito lugar viven unos chinos, descendientes del mismísimo Fu-Manchú, a los que el peculiar matrimonio ha alquilado los tejados. Se pasan el día durmiendo y por la noche salen a practicar artes marciales. No comen, son algo raritos, pero como dice la bruja - no se meten con nadie y pagan rigurosamente el alquiler. Todavía no sabe cuantos son en total. Existe, todos la sienten, una maldición, relacionada muy probablemente con el 13 que cuelga en su portón. Quizás hasta lo haga un lugar especial, poco importa, es mi hogar. Posted by Picasa
Post a Comment