Wednesday, July 26, 2006

Mito de Apolo y Marsias



En sus Metamorfosis Ovidio nos cuenta la historia del sátiro Marsias y del dios Apolo: la contienda entre la siringa y la lira en la que Midas no interviene. Atenea inventó la siringa, pero al tocarla, su rostro se deformó: sus cachetes hinchados fueron motivo de risa para los otros dioses. La diosa, después de proferir una maldición sobre el instrumento recién inventado, lo lanza al aire. Allí donde cayó, el sátiro Marsias lo encontró.
Cuenta Ovidio que el sátiro decía que la música de su siringa era más hermosa que la de la lira del dios Apolo. En su osadía, retó al dios a una contienda. Las Musas serían las jueces. En la primera vuelta, las Musas callan. El veredicto, ante el tartamudeo de las divinas, no llega a ser proferido. El dios entendió, pero las Musas también entendieron lo suyo. Apolo, seguro de su próximo éxito, exige una segunda vuelta; la recompensa para el vencedor sería hacer lo deseado con el vencido. Las Musas, ahora sin dudarlo, premiaron al dios. La victoria de Apolo es la tragedia de Marsias: ser desollado vivo.
Post a Comment