Wednesday, October 18, 2006

Álvar Núñez Cabeza de Vaca


Álvar Núñez fue un explorador español nacido en Jerez de la Frontera hacia 1495.
Formó parte de la expedición que iba a realizar Pánfilo de Narváez a la Florida en 1527 y fue uno de los cuatro supervivientes de los trescientos hombres que naufragaron y vivieron, durante ocho años, como curanderos y comerciantes entre los indios.
En su mayor parte, los náufragos, murieron de sed o a manos de los nativos. Cabeza de Vaca permaneció cautivo de los indios Ananarivo junto a Alonso del Castillo Maldonado, Andrés Dorantes de Carranza, y Estebanico, que fue el primer hombre nacido en África que pisa tierra americana y aunque se le dice negro era más bien bereber.Por sus propios medios lograron escapar y, oficiando entre los indios como curanderos y magos gracias a los conocimientos médicos de Cabeza de Vaca, se ganaron la voluntad de los nativos e hicieron varias exploraciones en busca de una ruta para regresar a la Nueva España por lo que hoy es el suroeste de Estados Unidos y norte de México. Tras deambular durante largo tiempo por la extensa zona que hoy es la frontera entre México y Estados Unidos llegaron a la zona del Rio Bravo, siguiendo su curso encontraron tribus dedicadas a la caza del bisonte con las que convivieron. Finalmente a orillas del Río Petatlán restablecieron el contacto con un equipo de exploradores españoles en Sinaloa en 1536.
Durante aquel viaje recogió las primeras observaciones etnográficas sobre las poblaciones indígenas del golfo de México escribiendo una narración titulada Naufragios, considerada hoy la primera narración histórica sobre los Estados Unidos, en la cual describe sus vivencias y las de sus tres compañeros.
Cabeza de Vaca regresó a España en 1537, pese a un intento de ataque pirata en el camino, y consiguió que se le otorgara la gobernación del Rio de la Plata. Para hacerla efectiva inició en 1540 su segundo viaje, que le llevó al sur del continente americano. Descubrió las Cataratas de Iguazú, exploró el curso del Rio Paraguay y sometió a algunas tribus indígenas. Pero pronto entró en conflicto con los colonos españoles establecidos con anterioridad que, encabezados por Domingo Martínez de Irala, rechazaban la autoridad del gobernador y sus proyectos de organizar la colonización del territorio olvidándose de perseguir los quiméricos tesoros de los que hablaban los mitos indígenas.
En 1544 volvió a España bajo arresto por oponerse al uso de tanta barbarie hacia los indios, allí lo desterraron y enviaron al África, hasta 1556 en que obtuvo el perdón por parte de Felipe II, quien lo nombró presidente del tribunal supremo de Sevilla. Tomó los hábitos y se radicó en un monasterio sevillano.
Falleció en Sevilla hacia 1560.
¿De qué estaban hechos los hombres antes?
Post a Comment