Wednesday, December 13, 2006

La Boheme - O Mimi, tu piu non torni

Me encanta comenzar frases del siguiente modo:
El otro día, en el Metropolitan Opera House de Nueva York, Plácido Domingo dirigía a los músicos de La Boheme...
Sobre Puccini:
Nacido en Lucca, Italia, Puccini descendía de varias generaciones de músicos profesionales. En un principio no mostró interés por continuar la tradición familiar, pero su madre lo obligó a estudiar música. De adolescente, tocaba el órgano lo bastante bien como para mantener dos trabajos de organista de iglesia. Aficionado a los aparatos y maquinarias, sentía interés por el órgano y la mecánica de la música: a menudo garabateaba e improvisaba durante los servicios religiosos. Una serie de factores combinados impulsaron su carrera como compositor: algunas piezas de iglesia y una cantata que escribió tuvieron una buena acogida; escuchó Aida, la última ópera de Verdi por entonces; y además, las becas que recibió de una hermana de su abuela y de la reina Margarita de Saboya le permitieron estudiar en el Conservatorio de Milán de 1880 a 1883.
A Puccini nunca le gustó la vida en la gran ciudad, pero ésta influyó en su trabajo. Su vida bohemia de estudiante sin recursos posteriormente hallaría expresión en La Bohème. Aunque estuvo vagamente asociado con el movimiento verista, que supuso un giro hacia un teatro de ópera más natural y verosímil, Puccini no dudó en escribir piezas de época o usar ambientes exóticos. En Tosca escribió un intenso melodrama que transcurre en la Roma de tiempos de Napoleón. En Madam Butterfly, eligió una historia americana situada en el Japón.
Habiendo logrado hasta ese momento trayectoria de continua y creciente aceptación, el total fracaso del estreno de Madama Butterfly en 1904 cogió a Puccini totalmente por sorpresa. Pero él tenía fe en la obra, y la retocó hasta lograr su aceptación. Los contratiempos con Butterfly retrasaron el comienzo de su siguiente obra y mermaron su confianza, pero durante una visita a Nueva York se comprometió a escribir La Fanciulla del West, basada en la popular obra de teatro de David Belasco The Girl of the Golden West. Aunque era reacio a "modernismos" (la Elektra de Strauss lo desconcertó y disgustó), en La Fanciulla Puccini se adaptó discretamente a los tiempos cambiantes, absorbiendo la influencia de Pelléas, la obra de Debussy que tanto admiraba.
La Primera Guerra Mundial provocó la siguiente ruptura importante en la vida artística de Puccini. Las hostilidades complicaron sus negociaciones para escribir una opereta para Viena, ahora en territorio enemigo. La opereta acabó por ser una ópera ligera, La Rondine, producida en Montecarlo y recibida con frialdad en el Metropolitan Opera: fue calificada como "la tarde libre de un genio". Puccini no recobró la eminencia juvenil y la romántica espontaneidad de antaño, pero prosiguió trabajando seriamente y ampliando sus horizontes.
Fumador empedernido, Puccini enfermó de cáncer de laringe y fue trasladado a Bruselas en 1924 para someterse a tratamiento especializado. La operación fue un éxito, pero el corazón le falló, y murió al poco tiempo. En el momento de su muerte, Puccini trabajaba en su ópera más ambiciosa, Turandot, basada en la adaptación romántica de Schiller de una fantasía de Carlo Gozzi, satírico veneciano del siglo XVIII. En Turandot, Puccini escribió por primera vez mucha música coral, produciendo un tapiz orquestal más amplio y complejo que mostraba su conocimiento de Petrouchka, de Stravinsky y de otras partituras contemporáneas.
(A nuestra amiga en NY)
Post a Comment