Friday, June 01, 2007

Sam Cooke (El chico con voz de trompeta)


Qué bonito era cuando las cosas se hacían con magia. No sabría describirlo, pero el ingrediente común de mis discos y artistas favoritos es ese...todo y nada: la magia.
A veces sale y a veces no, pero el caso es que sólo unos pocos saben crearla, aunque la mayoría sabemos reconocerla.
El amigo Sam Cooke tenía de eso un rato. El hecho de ser el más grande de los grandes del soul, pionero e icono de una corriente hizo que su voz se convirtiera en todo un referente para todos los que llegarían detrás. Muchos se habrían dado con un canto en los dientes sólo por conseguir lo que él consiguió: gustarle a todos. Se ganó a los blancos y le adoraron los negros, pero el caso es que decidió ir más allá y se convirtió en el primer cantante negro que fundó su propia discográfica. Mientras luchaba por los derechos civiles de la comunidad negra como activista, no paraba de vender discos y entradas a los blancos. Un chico tonto como ven.

Consejo: háganse un café, suban el volumen y disfruten...
For sentimental reasons
Post a Comment