Wednesday, July 02, 2008

Peter Greenaway



Peter Greenaway obligó ayer a mirar el cuadro de la última cena de Leonardo Da Vinci durante 20 minutos a más de 500 personas. Vivimos en una sociedad que está constituida por tantas imágenes que apenas dedicamos tiempo a mirar. A veces hay que obligarnos a mirar lo que no podemos ver.

Ni siquiera Leonardo da Vinci fue perfecto. Era un genio, pero no era rápido. La última cena consumió cuatro años de la vida del polifacético inventor y artista. A veces pasaba días enteros corroído por un frenesí creativo, a veces miraba durante horas lo que había pintado. Sabía mirar.

Greenaway que vive obsesionado con el vínculo del cine y la pintura estrenó el año pasado Nightwatching inspirándose en la vida de Rembrandt. Ahora parece que sus proyectos apuntan a Monet, Miguel Angel, Pollock o Picasso.

Fuente
http://www.petergreenaway.info/
Post a Comment