Tuesday, June 01, 2010

Primavera Sound 2010



El Primavera Sound 2010 ha superado records de asistencia, algo más de 100.000 personas en cuatro días para 240 actuaciones en directo. Lo de los records era normal, no hay muchos festivales buenos este año. El cartel del PS10 es de culto y el FIB se convierte en una alternativa más floja, más comercial, con un calor insoportable y llena de "jovenes" ingleses.

Por una parte encontramos grupos consolidados como Pixies (primer disco en el 1988), Pet Shop Boys (1986), Gary Numan (1979), Van Dyke Parks (1968), Wire (1977), The Fall (1979), Superchunk (1990), Pavement (1992), Built To Spill (1993), Shellac (1994), Tortoise (1994), Low (1994)... por otra parte las grandes promesas endiosadas por la crítica de Pitchfork o de las recomendaciones de Rough Trade, The Drums, The XX, Surfer Blood, No Age, Japandroids, The Antlers, Wave Pictures, Real State... En el panoráma nacional está Delorean (posiblemente el grupo más conocido más allá de nuestras fronteras gracias al buen hacer de la crítica especializada internacional), Standstill, Lidia Damount, McEnroe ( que todavía mucha gente se pregunta porque no tocaron el viernes o el sábado), la joven promesa gallega Emilio José (sólo tiene un disco y es un discazo) o los Kraut-Sevillanos Pony Bravo.

En mi opinión lo mejor del Festival fue Low en el Auditori. Después de esa interpretación del Great Destroyer (2005) ya no puedo escuchar ese disco otra vez, la sensación no será tan intensa y jamás llegará a sonar tan bien. Me encanta que El Primavera Sound haga que los artistas toquen discos clave de su carrera (los Charlatans, a los que no pude ver, tocaron su primer disco Some Friendly) a veces prefiero eso, que un concierto lleno de altibajos. Me gustó mucho Owen Pallett, este canadiense convierte su violín en varios instrumentos a la vez. Broken Social Scene, con momentos con más de cuatro guitarristas en el escenario. Built to Spill (en la foto del post) que en mi opinión fueron lo mejor del sábado, Pixies, Wilco, Pavement ( A pesar de que estos tres últimos había mucha gente y los tuvimos que ver de lejos) El conciertazo de los Black Lips en el Apolo el domingo, Pet Shop Boys, que no los quería ver pero me convencieron para quedarme, la liaron en el escenario, pusieron unos cubos con proyecciones que recordaban a los montajes de Roger Waters con The Wall, e hicieron bailar a más de 20.000 personas.
Mis decepciones son pocas, Delorean me parecieron planos, predecibles y machacantes. Hope Sandoval y la poca luz que había en el Auditori casi me hacen dormir. Van Dyke Parks es un genio pero hizo que no durase más de 4 canciones y viese en directo al impresionante Bradford Cox de Atlas Sound, Orbital ha hecho algo que ha hecho nadie, pues no duré ni una canción en su escenario.

Algo aprendí este festival, lo primero Condofucks es un proyecto alternativo de Yo La Tengo para sus versiones garaje, lo segundo muchos artistas no necesitan grupo, mientras tocan la guitarra o el violín, se graban con el pie y luego tocan otra cosa mientras que la melodía que han tocado antes se repite, y tercero, nunca, nunca, nunca, te quedes sin batería en el movil cuando no sepas donde vas a dormir.
Post a Comment