Wednesday, October 02, 2013

Okuda y Campo Viejo


El fin de semana pasado DaGusto organizó un evento muy divertido. Todo lo que sea mezclar vino y arte merece la pena. En realidad todo lo que sea vino sin más merece la pena. En el Palacio de Santa Bárbara de Madrid cayeron infinitas botellas de blanco, rosado y tinto mientras la gente se hacía fotos con los colorines de Okuda y Remed. Tanto por dentro como por fuera, el palacio estaba pintado, el suelo protegido con tablas de colores y una escultura enorme coronaba la terraza. ¿Te lo perdiste? Pues desapareció todo el lunes. El arte efímero es lo que tiene. El vino también ha desaparecido ya...

Muy fan de lo que hace este chico
Post a Comment