Tuesday, October 31, 2006

Bartholomew Roberts o el fin de la piratería


Bartholomew Roberts nació el año 1682 cerca de Havefordwest, en Pembrokeshire (Gales). Comenzó a navegar desde niño y se convirtió en un experto marino. En 1719 era segundo oficial del The Princess, una nave esclavista bajo el mando del capitán Plumb. El buque negrero fue apresado por el pirata galés Howel Davis, quien ofreció a sus tripulantes la oportunidad de sumarse a los suyos. Roberts no lo pensó dos veces. Tenía entonces 37 años.
Roberts siguió a Davis en todas sus fechorías, hasta que éste murió atacando un establecimiento esclavista portugués. Los hombres eligieron a Roberts para ocupar su lugar y el nuevo capitán vengó la muerte de su maestro incendiando dos buques portugueses. En Brasil tuvo su primer éxito apoderándose de un mercante holandés a bordo del cual había un buen botín: azúcar, cueros, tabaco, unas 50.000 libras esterlinas y un gran número de joyas, entre las que se encontraba una gran cruz de diamantes que se enviaba al rey de Portugal y que guardó para lucirla en las grandes ocasiones. Celebró su victoria en las islas Diablo.
Las hazañas de Roberts a partir de aquí fueron interminables. Se convirtió en el pirata más exitoso de la historia, capturando 456 embarcaciones en los cuatro años que durase su carrera. Una vez capturó 22 al mismo tiempo.
Los gobernadores de Martinica y Barbados intentaron apresarle sin éxito en varias ocasiones, por lo que Roberts mandó hacer su bandera particular, que era todo un reto, pues en ella se representaban su figura, armada de espada, y con dos calaveras bajo sus pies en las que se veían las letras A.B.H. y A.M.H. Eran las siglas de "A Barbadian's Head" y "A Martinican's Head", es decir, las calaveras de los gobernadores de Martinica y Barbada, que habían pretendido capturarle.
El capitán pirata era un hombre extraño que no bebía ron sino té (era abstemio), impartía misas en cubierta los domingos, trataba con con delicadeza a las damas y vestía con pulcritud e incluso con ostentación, gustaba de la música y contrataba músicos a bordo. Según Hubert "difícil era conciliar su rigorismo puritano con aquel afán de ostentación, de lujo, de esplendor que le dominaba. Amaba las telas costosas, la pedrería, las flores, las plumas, las armas ricamente recamadas, todo en suma cuanto llevase consigo el signo de la opulencia y del arte".
En enero de 1722 se encontró en su camino con el Swallow, buque de guerra de la marina británica, cuya primera andanada hirió mortalmente a Roberts. De acuerdo con sus deseos su cuerpo fue arrojado al mar con lo mejor de su guardarropa; púrpura y encajes. Sus 162 hombres fueron juzgadosy 52 de ellos fueron condenados a morir en la horca. Fue el mayor proceso en la historia de la piratería. La muerte de Roberts en 1722, el mismo año en que se ajustició a Lowther, supone para Clinton V. Black el fin de la piratería en América.

Fuente: Piratas, corsarios, bucaneros y filibusteros de Manuel Lucena Salmoral
Post a Comment