Monday, February 12, 2007

Diversión como modelo de negocio



Basar un modelo de negocio en la comunidad es arriesgado: sin un respaldo estable y creciente el horizonte económico se desvanece y es complicado de reflotar. Quizá una de las empresas que mejor han conseguido sustentarse en su grupo es SkinnyCorp, la compañía que dio a luz Threadless, una de las tiendas de camisetas más importantes de la Red.
Su vocación empresarial es clara: ellos ponen la plataforma comercial mientras que delegan en la comunidad el resto de decisiones. Son los usuarios los que aportan los diseños y son ellos mismos los que en votación, deciden aquellos modelos que se imprimen y distribuyen. Toda una apuesta arriesgada ya que sin comunidad no hay conversación ni, por tanto, proyecto viable. Pero con viento a favor, cómo es su caso, la idea se convierte en oro: los clientes se implican en el desarrollo y amplían ellos mismos el universo comercial. Los clientes, en este modelo, son agentes promocionales activos.
A ellos les ha funcionado y parece que tienen claro el motivo: Jake Nickell y Jeffrey Kalmikoff han asegurado a lo largo de su presentación en CommunityNext que la clave de su éxito es sencilla: la diversión. Ambos apuestan por esta fórmula para llevar adelante nuevos proyectos: una idea tiene que ser divertida para ellos y para su comunidad para que se decidan a llevarla adelante. Y claro, no siempre funciona, según confiesan el 90% de sus apuestas no reportan ningún beneficio, pero eso sí, lo han pasado en grande llevándolo a cabo. ¿No me dirán que no es envidiable?
Estos dos tipos no sólo tienen Threadless, también son responsables de Naked&Angry, iparklikeanidiot (no se lo pierdan) y Lunch Time Photo Safari.

Fuente: La tejedora
Post a Comment