Friday, April 20, 2007

"If they move", hisses stern-eyed William Holden, "kill 'em" o más chulo que el abuelo de Sam Peckinpah



Alcohólico, director, violento, misógino, actor, gritón, cocainómano, guionista, visionario y problemático. Samuel Davis Peckinpah nace el 21 de febrero de 1925 en Fresno, hijo de un abogado. Young Sam was a loner. The child's greatest influence was grandfather Denver Church Peckinpah, a judge, congressman and one of the best shots in the Sierra Nevadas. Se alista en la Marina en 1943 y en 1945 es enviado a China junto con un batallón cuya tarea consistía en desarmar a los soldados japoneses. A finales de 1946 regresa a casa sin haber presenciado ningún combate, sus planes consistían en estudiar Derecho y entrar en la empresa de su familia pero conoce a una joven estudiante de teatro, Mary Sellard, que le hace interesarse (no me imagino cómo) por el teatro y la poesía.
En 1951 comienza a trabajar en la CBS. Su primera incursión en el cine sería de la mano de Don Siegel en 1954, trabajando de asistente y actor secundario en La invasión de los ladrones de cuerpos, 1956. Este trabajo le valió el reconocimiento de la cadena, en la que comenzó a escribir guiones de varias series de tv. Su primer trabajo como director sería en 1958 con el episodio de Broken Arrow titulado ‘The Knife Fighter’. Durante sus años en televisión Peckinpah reunió un grupo de actores –Strother Martin, R.G. Armstrong o Warren Oates- que le acompañarían en sus posteriores películas.
En 1961 Peckinpah dirige su primera película, Deadly Companions. La cinta obtuvo una escasa aceptación por parte del público y de la crítica. Ante esto, el director reaccionó asegurando que había tenido muy poca libertad durante el rodaje a causa de las presiones de las productoras (las productoras tienen la culpa de todo, hay que morder la mano del que no da suficiente comida). Un año después dirigiría su siguiente película, Ride the High Country (1962), que ganó un premio en el Festival Internacional de Cine de Bélgica, por encima de Fellini 8 ½. Además, la crítica francesa la calificó muy positivamente y fue juzgada como la mejor película extranjera en el Festival Mejicano de Cine. Con esta película inaugura uno de sus temas fetiche: el western crepuscular.
Su tercera película fue Major Dundee (1965), y marcó el inicio de sus explosivas lizas con las productoras y distribuidoras. Estuvo protagonizada por Charlton Heston ("Sam is the only person I've ever physically threatened on a set." ) y situada en el final de la Guerra Civil americana. El director pretendía dar suficiente densidad a la película y dotar a los personajes de cierta complejidad. Sin embargo, Columbia, considerándola demasiado larga y complicada hizo numerosos cortes. Peckinpah se enfureció declarando públicamente que su película, tras esos recortes, era incomprensible. A causa de su reacción fue retirado del rodaje de su siguiente película (The Cincinnati Kid, Norman Jewison, 1965). En 1966, la televisión ABC le ofreció la oportunidad de dirigir Noon Wine, adaptación de la novela de Ann Porter. Fue un éxito de público y crítica. Pero la película que inauguraría la fama sanguinaria de su cine sería Grupo salvaje, dirigida en 1969 y continuando con el género del western crepuscular. También el estilo de dirección estableció lo que serían sus señas de dirección, usando la cámara lenta en numerosas secuencias y una técnica de montaje bastante vanguardista. Fue considerada por ciertos críticos como ‘la película más violenta que se haya filmado jamás’. Sin embargo, con el paso de los años la críctica la ha reconocido como una pieza fundamental en la historia del género. Durante el rodaje de su siguiente película, La balada de Cable Hogue, en 1970, el director fue forzado por la Warner Bros a redirigir la película por miedo a que recibiese las mismas críticas por su violencia que la anterior. Así que se le dio un toque cómico y no se invirtió apenas dinero en publicitarla, lo cual hizo que pasara sin demasiada relevancia para el público. Cuando la reputación del director estaba marcada por el Bloody Sam que le acuñaron los críticos americanos dirigió la que es, probablemente, su más famosa película: Perros de paja (1971), que contó con Dustin Hoffman como protagonista. En poco tiempo la película se convirtió en un importante tema para diversas publicaciones como Cinema, Esquire, Life o Playboy, que incluyeron varias entrevistas con el director. Sin embargo, gran parte de la polémica que levantó estuvo debida a la presunta tendencia misógina que atribuyeron diversos grupos feministas a la película. Este sería, junto al de la violencia en su cine, otro de los debates que estuvo presente durante toda su carrera. Pero es importante aclarar que la tendencia de Peckinpah más que a la misoginia era hacia la imagen o el concepto de la derrota causada por la negación del sueño americano, tendencia muy patente en su época en diferentes géneros. Charles Bukowski (uno de los escritores que más desprecio) en la literatura es un buen ejemplo fácil de asociar, a quien también acusaron de misógino. En Perros de paja, el protagonista prefiere al loco porque lo comprende más que a la mujer. En La Cruz de Hierro trató de reivindicarse de este mal entendido incluyendo una escena de mujeres soldados, la cual es narrada con una profundidad psicológica por demás extraordinaria y una estética que parece realismo italiano. En 1971 realizó en Inglaterra Junior Bonner, protagonizada por Steve McQueen pero que pasó mucho más desapercibida por la taquilla que su predecesora. Un año después volvería a trabajar con Steve McQueen en uno de sus más famosos papeles con La huida (1972). Y a partir de aquí comienza el foco más concentrado de su cine; en 1973 dirige Pat Garrett y Billy The Kid, con Bob Dylan (¡¡¡Bob Dylan!!! No me digáis que no es molón); en 1974 su más surrealista película según la crítica, Quiero la cabeza de Alfredo García; en 1975 Los aristócratas del crimen, y el 1977 La cruz de hierro. Todas ellas realizadas con escaso presupuesto. A propósto de la última, La cruz de hierro, Orson Welles se puso en contacto con Peckinpah para decirle que era la mejor película contra la guerra que había visto. Sin embargo, fue un fracaso de crítica y público en América. A finales de la década de 1970 Peckinpah pertenecía al olvido, ninguna publicación hablaba de él. Su salud era ya muy precaria por su alcoholismo y su adicción a la cocaína. En 1978 dirigiría Convoy, que fue otro fracaso en prácticamente todos los niveles. Su última película fue Clave: Omega (1983), un thriller de espías que no tuvo la suficiente fuerza ni siquiera para motivar criticas serias.

Peckinpah lived life to its fullest. He drank hard and abused drugs, producers and collaborators. Being considered for the Stephen King-scripted "The Shotgunners", he died from heart failure in Mexico at age 59 (he looked like a 75 years old). At a gathering after wards, Copburn remembered the director as a man "who pushed me over the abyss and then jumped in after me. He took me on some great adventures".


Fuentes: wikipedia, Moteros Tranquilos, Toros Salvajes (Peter Biskin), otras páginas, imaginación y recuerdos.


"I want to be able to make westerns like [Akira Kurosawa] makes westerns."
"The end of a picture is always an end of a life"

Manu... ¿cómo era lo de su abuelo?







Post a Comment